martes, 14 de julio de 2020

1. - LOS INICIOS, AÑOS 1956-1960

RALLYS, SUBIDAS EN CUESTA Y CIRCUITOS, CELEBRADOS DENTRO DE LO QUE ENTONCES ERA LA FEDERACIÓN REGIONAL DE AUTOMOVILISMO DE LEVANTE, QUE COMPRENDÍA LAS PROVINCIAS DE CASTELLÓN, VALENCIA, ALICANTE, MURCIA Y ALBACETE

En recuerdo de todos los que en aquellos años participaron e/o hicieron posible las pruebas automovilísticas organizadas por la antigua Federación Regional de Automovilismo de Levante F.R.A.L. dependiente del Real Automóvil Club de Valencia

Recopiladores: Pedro Luis Cascales López, Jesús Fernández Ortiz “Suxo” y Francisco Antonio Rodríguez Lara “Ñota”


ÍNDICE
1.- Los Inicios, años 1956-1960 (Publicado el 2020-07-14, ampliado posteriormente gracias a las aportaciones de Manuel Gestal Rey y Alberto Cremades García) (Ampliado el 2020-09-24) (Ampliado fotos de Castellón el 2020-11-22) (Ampliado historia RACV el 2021-01-07)
2.- Los Inicios, años 1961-1963 (Publicado el 2020-08-26, con aportaciones de Manuel Gestal Rey y Alberto Cremades García) (Ampliado sobre Castellón el 2020-09-25) (Ampliado película I Costa de Azahar el 2021-02-24)
3.- Los Inicios, años 1964-1965 (Publicado el 2020-08-26, con aportaciones de Manuel Gestal Rey y Alberto Cremades García) (Ampliado sobre Castellón el 2020-10-17) (Ampliado película III Costa Azahar el 2021-03-13)
4.- Los Inicios, año 1966 (Publicado el 2020-08-26, con aportaciones de Manuel Gestal Rey y Alberto Cremades García) (Ampliado sobre Castellón el 2021-01-03)
5.- Los Inicios, año 1967 (Publicado el 2020.08.26, con aportaciones de Manuel Gestal Rey y Alberto Cremades García) (Ampliado sobre Castellón el 2021-01-13)
6.- Los Inicios, año 1968 (Publicado el 2020-08-26, con aportaciones de Manuel Gestal Rey y Alberto Cremades García) (Ampliado sobre Castellón el 2021-01-31)
7.- El circuito de Monserrat-Venta Cabrera (Publicado el 2020-08-26, pero por capacidad de Blogger se repite con fecha 2020-10-20)
8.- Año 1969 (Publicado el 2021-03-06)


Nota importante: Esta publicación no es algo estático, sino que pretende recopilar todo aquello a lo que se pueda tener acceso siempre dentro de razonables limitaciones, por lo que se supone que su contenido sufrirá ampliaciones en datos, documentos, fotografías, etc., en sucesivas fechas tras su publicación según tengamos mejor o peor suerte. Para dar cuenta de ello, al principio de cada capítulo se expondrán los aumentos de contenidos más importantes que puedan existir en ese capítulo en concreto.

1.- LOS INICIOS, años 1956-1960
Publicado: 2020-07-14
Ampliado sobre Alicante: 2020-09-24
Ampliado fotos antiguas de Castellón: 2020-11-22 
Ampliado sobre Valencia, Automóvil Club: 2021-01-07

 



1.- LOS INICIOS, años 1956-1960



Vamos a intentar ir publicando en este blog todo lo que podamos recopilar sobre las pruebas automovilísticas que se celebraron en aquellos años que fueron el germen y el nacimiento del deporte automovilístico dentro del ámbito de la FRAL antes de que esta desapareciera en el año 1986, sin poder entrar en aquellas competiciones celebradas fuera de esta zona y a las que acudían participantes valencianos, murcianos o albaceteños de forma habitual, como era el caso del Jarama, Costa Brava, Alcañiz, Sherry, Costa del Sol, Ruta de la Uva, Mármol, Copa TS, Copa R-5, Fórmula 1430... Haremos todo lo posible para que los datos sean lo más completos posible; pero casi todo ha desaparecido, solamente podemos acudir a lo que cada uno personalmente haya guardado durante todos estos años; no tenemos más. Toda la documentación oficial, que sería fundamental, ha desaparecido, dicen que no existe. Por ello pedimos ayuda a todo aquel que pueda aportar algo –fotos, carnés, clasificaciones, inscritos, talleres…–, cualquier cosa con lo que poder completar las publicaciones; y con esas aportaciones se irá ampliando lo documentado en cada carrera haciéndolo constar en el índice al inicio del blog. Nos falta mucha documentación. Muchas gracias en nombre de todos.

Mapa del ámbito de actuación de la F.R.A.L.
(Atlas Selecciones del Reader Digest 1968)

            El primer automóvil español fue construido en el año 1889 por Francisco Bonet y Dalmau, que tras asistir a la Exposición Universal de París de ese mismo año, quedó cautivado por el nuevo invento y adquirió un motor Panhard-Levassor de licencia Daimler que acopló, en su fábrica de tejidos de Barcelona, a un triciclo con una rueda motriz posterior, habida cuenta de los problemas que le suponía una tracción con diferencial. Puede verse:

Primer automóvil español construido por Francisco Bonet y Dalmau
Revista Cuatroruedas nº 94, octubre 1971

La primera competición automovilística que podemos calificar como tal fue la celebrada el 20 de julio del año 1894 entre las ciudades de París y Rouen, con un recorrido de 126 km y denominada “concurso de coches sin caballos”, organizada por Pierre Giffard, periodista del diario Le Petit Journal.
            La prueba estaba abierta a todo artilugio movido por cualquier sistema, por lo que la variedad de fuerzas motrices pasaba por el petróleo, el vapor y la electricidad. Se presentaron 17 concursantes siendo ganada la prueba, con un automóvil movido a vapor, por el marqués Jules de Dion, a una media de 22 km/hora. Este mismo personaje fundó el Automóvil de Francia el día 12 de noviembre del año 1895 en compañía del barón de Zuylen.

            El éxito de la competición, junto al de otras que se realizaron a continuación, fue enorme, y el entonces rey de España Alfonso XIII, muy aficionado a este nuevo invento, obtuvo en febrero del año 1903 la colaboración francesa para realizar una carrera entre París y Madrid. Para ese año ya se habían impuesto los motores de gasolina y la prueba tuvo una inscripción de 315 participantes con vehículos Napier, Wolseley, Mercedes, Opel, Panhard-Levassor, Benz, Renault, Fiat, Bugatti…
            Sin embargo, el esperado éxito de la competición pronto se vio truncado a causa de la gran cantidad de accidentes y desgracias personales, lo que dio lugar a que la prueba fuese suspendida a su llegada a Burdeos. Fue el fin de las carreras entre ciudades.

            La presión de las marcas, y el del propio público, ávido de poder ver los nuevos inventos que acompañaron al cambio de siglo, llevaron a adoptar una solución menos peligrosa e incontrolable como eran las carreras entre ciudades, naciendo con ello el concepto de “rallye” –ahora rally–; y así, en el año 1911 se celebró el Primer Rally de Montecarlo dando inicio con ello a un deporte y a un banco de pruebas para fabricantes que todavía continúa.
          En el año 1908 en Madrid ya existían 532 vehículos matriculados, y 232 en Barcelona.
            En Valencia, el conde de Benicarló, crea el 22 de julio del año 1911 el Automóvil Club con un fin más social y festivo que otra cosa, pasando a ser en el año 1922 el Real Automóvil Club de Valencia dependiente del Real Automóvil Club de España, ostentando su presidencia el barón de Casa Soler, con el fin de defender los intereses comunes de los automovilistas, y siendo llamada su Comisión Deportiva como Comisión de Fomento y Sport.
Escudo del Real Automóvil Club de Valencia

             

            Ante la falta de documentación oficial resulta muy interesante lo publicado por la revista Sureste Español (nº 62, Alicante, agosto de 1985), que posiblemente pudo tener acceso a documentación hoy desaparecida, sobre la fundación del Real Automóvil Club de Valencia, que transcribimos a continuación. Pueden advertirse algunas diferencias de matiz sobre el texto que antecede, pero mantenemos lo proporcionado por ambas fuentes en aras de poder contar con la máxima información.

Portada del nº 65 de la revista Sureste Español  de agosto de 1985

 

            “SU FUNDACIÓN              

        Fue el 19 de noviembre de 1910, cuando se constituye la entidad, con el nombre de Real Automóvil Club Valenciano y con emblema propio, hasta llegar al año 1922, en que son modificados sus estatutos, aprobados con fecha 12 de diciembre, y es cuando se acuerda cambiar la denominación, pasando a llamarse Real Automóvil Club de Valencia, que es el que viene rigiendo desde entonces.
            Hay que hacer constar, que los estatutos constitucionales de 1910, estaban firmados por don Fernando Núñez Robles, vicepresidente de la sociedad.

            DOMICILIOS DEL REAL AUTOMÓVIL

         Desde el año 1910 hasta la fecha, el Real Automóvil Club de Valencia ha tenido diferentes domicilios sociales, estando ubicado el primero en la Plaza de Mariano Benlliure, para pasar más tarde a la calle Pascual y Genís, donde se contó con casino y sala de armas (sic). Posteriormente, la sede estuvo en la calle Martínez Cubells, número 2, durante algunos años.
            Fue en 1962, cuando se lleva a cabo un nuevo cambio de domicilio social, el último, puesto que desde entonces y hasta este momento, el Real Automóvil Club de Valencia se encuentra en el número 25 de la conocida arteria Jacinto Benavente, en el que se desarrolla una intensa actividad, un local acorde con las necesidades del Club, donde se celebran las reuniones de la directiva y donde coinciden socios y aficionados a este deporte.

 

            También dispone el Real Automóvil Club de Valencia de Club de Campo, adquirido a finales de 1980, aunque hasta 1983 no empezó a funcionar.

            En la actualidad, el número de socios se eleva a 21.600, cifra harto elocuente y que bien a las claras, nos habla de la importancia adquirida por el Real Automóvil Club de Valencia en los últimos años, en los que se han llevado a cabo una destacadísima labor de expansión, siendo la entidad bien conocida, no ya solamente en España, sino en gran parte del extranjero.

            PRESIDENTES DESDE SU FUNDACIÓN

            Varias han sido las personalidades y notables aficionados que, desde su fundación, han ocupado la presidencia del Real Automóvil Club de Valencia, desviviéndose en todo momento por el mismo desde su puesto de mando.
            El primer presidente, en 1910, fue el excelentísimo señor Conde de Trénor, a quien le sucedió en 1911, el excelentísimo señor Marqués de Benicarló, personalidades ambas que en los primeros momentos, realizaron una meritoria labor, venciendo no pocos obstáculos para ir prestigiando el entonces Real Automóvil Club.
          Luego fueron accediendo al puesto de presidente otras personas, que vamos a reseñas a continuación, consignando el año en que fueron nombrados´
            1912: Don Fernando Máñez Pajés
            1914: Don José Maestre Laborda-Boix
            1915: Don Hugo Brauner
            1916: Don Andrés Gargallo Gil-Dols
            1922: Excmo. Sr. Marqués del Campo
            1929: Don Domingo Mascarós
          Durante la guerra española (1936-1939), desaparecen gran cantidad de documentos y antecedentes históricos del Club, entre ellos, el libro de actas.
            1941: Don José Alpera Creus
            1946: Don Carlos de Guzmán y Fourrat
            Hasta el 14 de mayo de 1957, no existe una Junta Directiva regulada por su asamblea general, en la que vuelve a ser designado presidente don Carlos de Guzmán y Fourrat, quien al fallecer el 7 de junio de 1958, es sustituido accidentalmente en su cargo por don Domingo Orero Vicente, por su condición de vicepresidente.
            1959: Don Plácido Navarro Pérez
            1961: Don Juan Vilarrasa Alsina
            1971: Don José Serratosa Ridaura
            1977: Don Vicente Cano Montes
            1980: Don Salvador Benlloch Pons
           En total diecisiete presidentes –uno accidentalmente- ha tenido el Real Automóvil Club de Valencia desde su fundación, todos ellos amantes del deporte y de Valencia, que no dudaron en aceptar el cargo y entregarse al mismo con verdadero interés desde el momento en que fueron designados. Teniendo en cuenta las dificultades del momento, puede decirse que cada uno de ellos realizó una meritoria labor en pro del Club y del automovilismo valenciano.

            DIRECTIVA ACTUAL

           En la actualidad, en 1985, la Junta Directica está compuesta por los siguientes señores:
            Presidente: Don Salvador Benlloch Pons
            Vicepresidente primero: Don Vicente Mira Lázaro
Vicepresidente segundo: Don Ignacio Serratosa Caturla
Secretario General: Don Miguel García Murillo
Vicesecretario: Don Julio Pascual de Miguel
Tesorero: Don Ángel Aguiriano Sorribas
Vicetesorero: Don Luis Alonso Barberá
Contador: Don Alejandro Reig de la Rocha
Bibliotecario: Don Rafael Martínez-Vilanova Martínez
Vocal 1º: Don Jaime García-Romeu Fleta
Vocal 2º: Don Vicente Lucas Sánchez
Vocal 3º: Don Gaspar Fernández Mora
Vocal 4º: Don Fco. Luis Carrillo de la Osa
Vocal 5º: Don Francisco Gimeno Adrián
Vocal 6º: Don Santiago Gamín Jara
Vocal 7º: Don Rafael Real Martínez
Vocal 8º: Don Enrique García Monedero
Vocal 9º: Don Fernando Latorre Llorens
Vocal 10º: Doña Milagros Mir Chust
Vocal 11º: Don José Benet Torres
Vocal 12º: Don Francisco Revert Pellicer  

COMISIÓN DEPORTIVA

Como es lógico, en el seno de la Directiva del Real Automóvil Club de Valencia, funciona la Comisión Deportiva, que es la encargada de proponer al pleno directivo de la entidad las distintas pruebas a celebrar y otros actos.
Los distintos presidentes que dicha Comisión Deportiva ha tenido hasta el momento, han sido los siguientes, detallados por el año en que fueron nombrados:
1960: Don Vicente Pichó Mora
1965: Don Emilio Ferrer Alcaraz
1966: Don Juan Amutio Polo
1967: Don Vicente Cano Montes
1980: Don Manuel Catalá Tarrasó
1981: Don Julio Burgorri Lucas
Esta Comisión Deportiva se constituyó dentro de la entidad, el 27 de febrero de 1912, presidiéndola el Conde de Trénor, aunque nos ha sido imposible dar con los nombres de los presidentes hasta 1960.
Algunas de las pruebas organizadas en los primeros años, fueron una gymkhana automovilista en la Alameda, el 27 de mayo de 1917; kilómetro lanzado, en julio del mismo años; Copa Porta Celi, el 10 de diciembre de 1918; y caravana automovilista a Castellón, el 29 de marzo de 1919". (Sin firma).

 

            Tras este interesante inciso sobre el Real Automóvil Club de Valencia, y siguiendo con el relato histórico automovilístico que antecede, en el año 1913 se celebra en Madrid el primer Gran Premio en España que es ganado por Carlos de Salamanca con un Rolls Royce.
            En Cataluña se celebran pruebas en los años 1916 y 1920 bajo el nombre de “Vuelta a Cataluña”. Se fundaron Automóviles Club en numerosas ciudades si bien en esos momentos se trataba de club sociales sin aspiración ni medios para poder efectuar competiciones de velocidad alguna. 
            Hay que tener en cuenta que en aquellos años la posesión de un automóvil estaba al alcance de muy pocos, y las actividades de los Automóviles Club se limitaban a meros actos de reuniones sociales que incluían caravanas turísticas o desfiles de vehículos profusamente adornados en fiestas locales.
            Nadie pensaba en competir ni imaginaba transformar y menos arriesgar un preciado vehículo en competición alguna. Además, no existían mecánicos expertos para ello, ni existían organizaciones capaces de llevar a cabo una competición, y mucho menos existían carreteras aptas para poder circular por ellas. Las vías principales carecían de pavimentación y las secundarias eran meros senderos de trazados medievales intransitables en su gran mayoría. Ningún vehículo habría podido soportar el circular por ellos a una velocidad más allá del paso de una persona.
            Esta situación de la red viaria se mantuvo durante muchos años, y aunque se mejoró poco a poco la red principal o nacional, los demás caminos seguían estando con los mismos trazados: firmes de tierra con gruesas piedras y baches centenarios.
            Resulta curioso el ejemplo que sobre este estado de las carreteras publicó la revista Velocidad nada menos que ya en el año 1972 y referido a una carretera Nacional como la de Madrid a La Coruña. Es fácilmente deducible el estado en que se encontraban las vías de menor importancia; y ya no hablemos de aquellas “carreteras” de montaña que conducían a pequeñas poblaciones, precisamente esas carreteras sobre las que se habrían tenido que programar las competiciones.

Algunos tramos de la N-VI Madrid-La Coruña, que durante años estuvieron es este estado. Artículo de Margarita Landi, fotos de E. Guerrero. Revista “Velocidad” nº 550, marzo de 1972
 
Como ya hemos dicho, la situación económica de la España de aquellos años no permitía el acceso de la mayor parte de la población a la posesión de un vehículo, por lo que solamente unos pocos podían conseguir automóviles de importación, algunos de ellos verdaderas joyas hoy en día. No es necesario por lo tanto el decir que las competiciones de velocidad pura en esos tramos de carreteras era algo ilusorio y todo se limitaba a recorridos social-turísticos en donde primaba el ropaje, los adornos, y en la mayoría de los casos la pura cursilería, pero la ilusión por una verdadera competición automovilística latía en una buena parte de la población, y ya en el año 1937 –en plena Guerra Civil– se funda el Automóvil Club de Alicante que estaría llamado a ser una entidad muy importante para la competición automovilística en las siguientes décadas. Puede consultarse: https://www.acalicante.es/index.php/historia-del-aca
            La desaparición de la documentación sobre aquellos años ha impedido el que hayamos podido tener acceso a ella, sin embargo, las hemerotecas pueden ser una fuente de datos muy importante, así como también es posible que muchos de aquellos participantes o sus descendientes guarden todavía una importante documentación.
            Al final de la posguerra el sector del automóvil comenzó a cambiar. En 1947 se inician las negociaciones con la marca italiana Fiat para fabricar en España vehículos de esa marca bajo el nombre de Seat. En 1953 ya tenemos en la calle el Seat modelo 1400, que era una berlina de bastante calidad de habitáculo y mecánica que revolucionó el mercado dentro de una clase media que ya comenzaba a existir en España; y también fue muy útil para los taxistas que vieron en él un vehículo ideal para desarrollar su trabajo. No se trataba evidentemente de un coche para competición, pero sí para pruebas de regularidad o de tipo social, que era lo habitual en aquellos años.
            En el año 1956 se creó el Campeonato de España de Conductores de Rallye, y tres años después, en 1959, Seat saco a la calle el modelo “600”, y este sí fue el vehículo idóneo para el aprendizaje de una nueva generación de pilotos que ya se preparaba para abandonar lo de “la regularidad” y competir de verdad en tramos de montaña luchando contra el cronómetro. España comenzaba a cambiar económicamente a un ritmo lento pero seguro y esperanzador, y con ello se abría un nuevo mercado de gran importancia: el automóvil.
            A finales de los sesenta, a los Seat 600 y a los Renault Dhaupine, se unió un coche que revolucionó el mundo de esas carreras iniciales: se trataba del Seat 850 Coupé. El automovilismo comenzó a cambiar, y a la vuelta de cinco o seis años la regularidad había desaparecido, las entidades organizadoras habían cambiado también su mentalidad y así, la verdadera competición, con carácter general, comenzaba a principios de la década de los setenta.
            Por vez primera se hablaba de circuitos, de rallys “serios” y de subidas en cuesta con coches más competitivos y sobre todo más asequibles económicamente.
 
            La tantas veces comentada pérdida de documentación no nos ha permitido ahondar más en los detalles de inscritos, clasificaciones e incidencias en esa época. Y las revistas sobre el automóvil de aquellos años carecían de corresponsales y de medios para cubrir todos los acontecimientos –la verdad es que, lógicamente, poco o nada interesaban las pruebas de regularidad– por lo que hasta finales de los sesenta y principios de los setenta, en que de verdad se comenzaron a realizar pruebas “de verdad”, el único deporte sobre el automóvil que reflejaban en sus páginas era el que trataba sobre los grandes premios e importantes carreras de fuera y dentro de España.
         Con independencia de eso, estas revistas: Autopista, El Automóvil, Fórmula, Velocidad, Cuatroruedas, Motorauto, Automecánica, Automóvil… etc. son una enorme enciclopedia de un valor incalculable y en ellas puede encontrarse todo lo que se pueda imaginar sobre el automóvil y todo aquello relacionado con él. 
En Valencia comenzó esa década de los sesenta con esa nueva mentalidad de que las cosas había que cambiarlas. Era presidente del Real Automóvil Club desde el año 1959 José Serratosa Ridaura, rodeado de un competente equipo que hacia el año 1965 acometió la tarea de hacer un automovilismo “de verdad” en la Federación de Levante. En 1969, momento del “gran cambio”, la Junta Directiva del RACV estaba formada por:
Presidente.                            Juan Vilarrasa Alsina
Vicepresidente 1º                  José Serratosa Ridaura
Vicepresidente 2º                  Vicente Cano Montes y presidente de la FRAL
Secretario                              Antonio Tudela Miñana
Vicesecretario                       Fernando Tecles Casado
Tesorero                                Enrique Taulet Casanova
Vicetesorero                         José Mº Fourrat Corbi
Bibliotecario                          Manuel Segura Balaguer
Contador                               Vicente Donat Journet
Vocal 1º                                Salvador Benlloch Pons
Vocal 2º                                Francisco Larrea Peñalva
Vocal 3º                                Enrique Valor Sardinero
Vocal 4º                                José Mª Grima Martínez
Secretario Técnico               Mario Martín Pascual
Letrado Asesor                     Vicente Ibor Company
 
Algunos de esos apellidos como Vilarrasa, Serratosa, Cano, Benlloch, Casanova… los seguiremos viendo a lo largo de los años en las competiciones o labores directivas tanto en el Club, como en la Federación o como promotores de las competiciones. Ellos, sus hijos e incluso sus nietos.
Comenzó a crearse un sólido y competente equipo técnico (cronometradores, comisarios, jueces…) al frente del cual se encontraba Max Navarro –un “padrazo” para todos nosotros– bajo la dirección del competente, relacionado y siempre amable Mario Martín Pascual –el apreciado Don Mario– que modernizó totalmente tanto el Automóvil Club como la Federación, bajo la presidencia federativa de Vicente Cano Montes (Autocano) con el que el automovilismo de la Federación llegó a ser lo que fue y con el que todos tenemos una deuda de gratitud por su dedicación y su entrega, no sólo económica; al igual que con Salvador Vilarrasa (Novopan), José Serratosa (Saica), José María Ugarte (Ugartesa), Francisco Pastor Peris (Construcciones), Manuel Sáez Merino (Lois)… y tantos otros que a medida de sus fuerzas colaboraron para que existiera la Federación y pudieran realizarse tantas y tantas pruebas deportivas que elevaron a un primer nivel a la Federación Regional de Automovilismo de Levante. Con ellos se consiguió que algunas pruebas de esta Federación fuesen incluidas en los Campeonatos de España en esta segunda época del automovilismo levantino, algo que, años antes, ya había logrado el Automóvil Club de Alicante.
 
Mario Martín y Vicente Cano. Revista del Automóvil Club nº 4 de noviembre de 1969
 
La transición de la “regularidad” a la “velocidad” fue rápida. La nueva generación de participantes quería correr, no vestirse de “máscara” e irse de tour turístico, pero necesariamente existió un breve periodo de adaptación en el que nos aparecieron los “hándicap” (un subjetivo baremo que compensaba la velocidad pura) o las clasificaciones por cilindrada (algo absolutamente ingenuo) para llegar al sistema más justo de la clasificación general “scratch” y por grupos: el 1 (coches de serie), el 2 (algunas modificaciones), el 3, el 4 y el 5 (Puede consultarse las características de cada grupo en los anuarios de la Federación).
Y aquí necesariamente hay que hacer un merecido reconocimiento a todos aquellos participantes de grupo 1 que los domingos arriesgaban los mismos coches con los que tenían que ir a trabajar los lunes. Ellos incrementaban el número de inscritos, dando importancia a la prueba, a sabiendas de la imposibilidad de sus posibilidades cuando existían diferencias de más de 100 CV con los primeros de la lista, pero de esa cantera surgieron con el tiempo casi todos los ganadores de rally, y de campeonatos de Levante.
En estos años comenzaron su andadura los primeros participantes y el copiloto pasó de ser, un o una acompañante con pamela o pañuelo, a ser un factor fundamental para ganar segundos, seguridad y no errar en los controles. Un copiloto de confianza, con unas notas adecuadas, podía significar ganar o perder una carrera, y destrozar, o no, un vehículo.
Recordamos los nombres de algunos de ellos que comenzaron a participar en pruebas de velocidad, fueron la primera serie, después vendrían muchos más que en aquellos momentos ni siquiera tenían carné de conducir: Vilarrasa, Casanova, Marco, Carceller, Pascual, Blasco, Ugarte “Yonchu”, Santiago Martín “Er Viti”, Andrés “Chiqui Andrés”, Götz, Orón, J. L. Monzó, R. Monzó, Betoret, Benlloch, Cort “Nano”, Caturla, Simó, Bertolín, Palencia, Adan, Esteva, Escat “Che”, Rodrigo “Moncho”, Ripollés, Bayarri “Marcos”, Cano, Doménech, Olcina, Costa, Juesas, Soler, Carceller, Monedero, Salvador, Zamorano, Cano…
Desde entonces, casi sin darnos cuenta habían pasado unos cincuenta años. Algunos (de la primera y segunda serie) nos veíamos a menudo, pero otros no nos habíamos visto en todo ese tiempo, y otros sencillamente ya no podríamos volver a vernos más; poco a poco, a lo largo de todo este tiempo habían ido abandonando esta breve existencia más llena de sinsabores que de alegrías, según le hubiese ido a cada cual. Y ahora los recordamos a ellos y recordamos aquellos años setenta en los que en Levante se hacían carreras de coches por esos montes de Dios, subidas en cuesta, Auto-Cross, circuitos urbanos, y hasta –siendo muy espléndidos– nos atrevemos a decir que existía un “circuito” llamado Venta Cabrera hasta el inicio de esa década de los setenta.
Eran unos años en los que en pequeños talleres, con mucha voluntad, ilusión, trabajo y gastos, se intentaba sacar a un pequeño motor toda la potencia posible consiguiendo casi siempre el mismo resultado: acabar en la cuneta echando humo y con el motor reventado. Y también eran unos años en que comenzaron a salir nuevos modelos de neumáticos que hoy harían sonreír a cualquiera, pero que en aquellos momentos eran “el no va más”: las FF o las TB-5 de Michelin, las Wide Oval Cavallino o Gazella de Firestone, las Sprint Jet de General, etc. 
Y como vehículos, ¡qué podemos decir!; por parte de Seat teníamos al 600 que era el “amo” de la pista con sus escasos 40 caballos; luego llegó el 850 normal y el coupé; el 124; el 1430 en sus diferentes versiones que hicieron furor, y también el 127; mientras que se desenvolvían muy bien en las sinuosas carreteras los pequeños, potentes, y manejables Minis. Estaban también los Renault R-8, que llegaron al no va más con la aparición de los TS o los Gordini, junto con los célebres Simca 1000, los de la canción, pero con motores 1300. Excepcionalmente aparecía algún Porsche o algún Alpine, pero ni el Porsche de entonces, era un Porsche de los de ahora ni el Alpine de entonces era un Alpine como los oficiales de Renault. En las subidas en cuesta existía alguna que otra “barqueta” y algunos fórmula con motores Seat 1430 y 1800. 
Y estaban los imprescindibles “preparadores”, que con más intuición e ingenio que conocimientos, destripaban algunos de aquellos vehículos para hacerlos “andar más” aunque solamente fuese dentro de su imaginación o durante los primeros 500 metros antes de que explotara el motor, aunque algunas veces, justo es decirlo, conseguían verdaderos éxitos.
Eran años de comerse solamente un bocadillo en todo el día mientras que estabas dos o tres de esos días por las sierras tomando notas; y siempre con el miedo a “encontrarse” en cualquier curva con el clásico “paisano” que circulaba tan tranquilo. Unas carreteras que en nada se parecen a las actuales, unas carreteras estrechas, con mal  pavimento y con trazados imposibles heredados de caminos medievales, con noches interminables tomando notas una y otra vez mientras que se evitaban a los ciervos o los jabalíes.
 
Complicado encuentro en pleno tramo cronometrado de tierra.
Revista Velocidad nº 577 de septiembre de 1972
 
Y además había que trabajar, había que ganarse las habichuelas, no se podía dedicar a todo esto más tiempo que el que se robaba al sueño o al descanso. Y había que pagar neumáticos, y había que pagar en el taller, aunque en ese aspecto es cierto que algunos talleres llegaban a ser como la casa de uno, por lo que había cierto “cuello”. Pero lo peor de todo era el chapista. Sobre todo cuando el “beso” al pino o a la roca o las diversas y variadas volteretas por los barrancos eran de una cierta consideración.
La actividad deportiva en aquellos años era muy intensa si tenemos en cuenta la situación en que vivía España; la falta de vehículos verdaderamente competitivos, la falta de medios económicos, la falta de equipamientos de cualquier tipo… faltaba de todo, pero eso se ve hoy, entonces no se veía, tú creías que lo tenías todo, tenías un coche, el Automóvil Club y la Federación señalaban una carrera, señalaban un calendario, y sencillamente pues se iba uno a correr, aunque la mayoría tuviera o no tuviera para comer el lunes. Eran otros años muy distintos y diferentes a los que luego vinieron. Era todo más sencillo. Más humano. Más simple. Y los espectadores veían correr a vehículos como los que ellos tenían e incluso inferiores, y eso era algo que acercaba mucho a esos espectadores con los participantes y los hacían acudir en masa a ver las competiciones. 
Y ahora tantos años después buscas en internet o intentas localizar documentación sobre todo aquello y resulta que no hay nada, que todo ha desaparecido, que todo se ha destruido. El Automóvil Club ya no existe, la Federación dice no tener nada, todo se destruyó, demasiados de los que éramos entonces han fallecido; es decir, todo se “ha borrado del mapa”; todo lo que ocurrió en aquellos años que fueron el inicio del deporte automovilístico en Levante, ha desaparecido, no existe. Y eso no parece justo; al menos que exista el recuerdo, aunque sea de manera incompleta debido a la desaparición de toda la documentación, hay que intentar dar a conocer lo que ocurrió en aquella época: como eran las pruebas, que tramos se hacían, quienes eran los participantes, como se hacían las cosas, que cosas ocurrieron, y todo aquello que podamos reunir entre los pocos que todavía sobrevivimos antes de que la azotea comience a fallar o sencillamente nos lleven en ese otro coche de color oscuro tipo furgoneta, sin número en la puerta ni placas de rally en los capós.
Pensamos que había que hacer algo, y el jueves 17 de octubre de 2019 nos reunimos Jesús Fernández Ortiz “Suxo”, Francisco Antonio Rodríguez Lara “Ñota” y Pedro Luis Cascales López, en el pequeño pueblo de Torremanzanas o Torre de les Mançanes, en el corazón de la zona que más tramos cronometrados de rallys acumula, en plena sierra morisca de Alicante, cerca de los clásicos de Benifallín, Jijona o Xixona, Relleu, Sella, Tibi, Ibi, Aguas de Busot, Busot, Confrides, Parcent, Penáguila, la Font Rotja, Callosa…

Jesús Fernández, Pedro Cascales y Francisco Rodriguez
en Torremanzanas. Foto: M. GÓMEZ
 
Para empezar, y puesto que nos decían que todos los archivos oficiales habían desaparecido, había que intentar localizar el mayor material posible entre los todavía supervivientes y publicarlo todo por internet hasta donde buenamente y humildemente pudiésemos llegar. Afortunadamente, tras conocer esta iniciativa, nos han ofrecido su inestimable ayuda los veteranos pilotos Franz Götz y Mario Escat; ojalá sean los primeros de una lista mayor porque todas las aportaciones son fundamentales para conseguir un trabajo lo más completo posible.
 

Desde que los automóviles comenzaron a circular, ya en el ámbito de lo que luego sería la Federación de Levante se realizaban certámenes más o menos festivos en los que participaban automóviles; y sobre esto, Francisco Fabregat Barreda de Castellón, del comercio “SuCine”, continuador del conocido “Wamba”, nos ha aportado unas antiguas fotografías que reproducimos a continuación con sus propios comentarios:

Un rally que se celebró en Burriana en los 60 de coches de época

Este automóvil se lo construyó un relojero, Sr. Pares, en la Calle de Enmedio, en su habitación, y cuando lo terminó no podía bajarlo a la calle por lo que tuvo que desmontarlo todo y la foto se hizo en el parque de Ribalta una vez montado. Pares es el del guardapolvos

 

Debe ser un coche raro, porque he vendido bastantes copias. El señor era el propietario de una agencia de transportes: Meseguer. El nombre de la empresa también era curioso: RRRAPIT MESEGUER

 


En aquellos años la Federación Regional de Automovilismo de Levante FRAL, como ya hemos dicho, estaba formada por las provincias de Castellón, Valencia, Alicante, Murcia y Albacete, por lo que teníamos que localizar todo lo que pudiésemos de las pruebas celebradas en todas esas provincias, así como las revistas de la época que contuviesen las crónicas de los corresponsales, que todo lo entregaban a cambio de nada y teniendo que ir a la Plaza del Ayuntamiento de Valencia, una vez acabada la prueba, a mandar un telefax a Madrid y que la revista echara mano de fotos de archivo o esperara a que llegaran por correo urgente a la redacción a los dos días, dándote a veces las 12 de la noche en Correos agotando la comprensión del empleado que tenía que copiar letra a letra toda la crónica mientras que el corresponsal, casi siempre, se perdía cualquier celebración de la carrera ¡Comparemos con ahora, que un texto y una foto se mandan de forma instantánea!
 
El poder consultar la hemeroteca de los periódicos Levante y Las Provincias, así como los de otras localidades, queda actualmente fuera de nuestras posibilidades materiales. 
Afortunadamente algunas entidades como el Ministerio de Cultura, el Ayuntamiento de Castellón, el Portal Documetal de Alcoy, Mundo Deportivo y la Biblioteca Gabriel Miró de Alicante han digitalizado sus fondos de prensa histórica (Diarios Información de Alicante, Mediterráneo de Castellón, Semanario Ciudad de Alcoy y Mundo Deportivo de Barcelona) y permiten así el poder tener acceso a una documentación que de otra manera sería muy problemática y difícil de consultar. Entre tanta destrucción documental esto es algo digno de resaltar y agradecer, prestando así un gran servicio público.
 
El trabajo que acometemos es muy difícil, ya que de algunas pruebas sí disponemos de algo; de otras parece no existir documentación alguna; de otras es escasa; y de otras sencillamente algunos que la tenían dicen que la han quemado. Haremos todo lo posible, y contamos con la esperanza que tras comenzar a publicarlo nos vayan apareciendo quienes puedan aportar documentación para adjuntarla a lo ya publicado o a lo que esté por publicar, centralizando los envíos al correo info@plcascales.com
La idea es recopilar prueba a prueba, de algunas no tenemos nada, de otras algo y de otras, las menos, tenemos bastante, sobre todo en el momento en que consideramos que comenzaron realmente las competiciones de velocidad pura y las entidades organizadoras contaban con unos equipos muy competentes de técnicos deportivos, pero tampoco podemos dejar de hacer mención a los inicios, al momento en que a las pruebas se le comenzó a poner un número de orden. Esto no es fácil, porque como tan repetidamente se ha comentado, no existen datos, por lo que el resultado no es el que hubiese sido deseable, pero al menos es algo. Tampoco la Federación Española ofrece datos de esos años anteriores, entre 1956 y 1968. Puede consultarse: https://www.rfeda.es/historico-clasificaciones
Por lo tanto, es este primer número, hacemos una relación de pruebas con datos obtenidos de fuentes muy diversas. Puede haber errores u omisiones, pero esperamos que se nos corrijan o amplíen. Confiamos en ello.

Nota importante: Nos estamos encontrando con la existencia de importantes archivos de fotografías, en legítima propiedad de esos fotógrafos profesionales que en esos años realizaron miles de fotografías, que están a punto de perderse, y que ya demasiadas se han perdido. Por lo que hay que hacer un llamamiento a Ayuntamientos, con sus correspondientes Archivos Municipales, o a cualquier otra Administración con competencias culturales, para recuperar esos archivos. Siempre será un dinero bien invertido, muy poco, que será agradecido y valorado por actuales y futuras generaciones. Porque en nuestra mano, por desgracia, no está. 



Esta es la relación, en varios capítulos, de esas pruebas iniciales celebradas entre los años 1956 y 1968


AÑO 1956


22-01-1956
Organizador: Real Automóvil Club de Valencia
Prueba de Regularidad Individual
VALENCIA-OLIVA-VALENCIA
144,058 km
Clasificación:
            1º Felipe Casasús, con Renault 4/4 - 4 puntos
            2º Matías Seguí, con Plymouth - 6         
            3º Álvaro Seguí, con Fiat - 6        
            4º Gerardo Falgas, con Opel - 8  
            5º Enrique de Alzaga, con DKW - 19     
            6º Alejandro Chirivella, con Willys - 35 
            7º Adrián Muñoz, con Renault - 43       
            8º Erich Teschendorff, con Volkswagen - 74 

  
26-02-1956
Organizador: Real Automóvil Club de Valencia
Prueba de regularidad individual
VALENCIA-SEGORBE-VALENCIA
142 km
Clasificación general:
            1º Vicente Vilarrasa, con Mercedes - 5 puntos
            2º Juan Amutio, con Citroën - 5  
            3º Felipe Casasús, con Renault - 11     
            4º Rafael Almenar, con Austin - 13       
            5º Máximo Buch, con Volkswagen - 15
            6º Enrique Alzaga, con DKW - 28          
            7º Vicente Lis, con Simca Sport - 30     
            8º Héctor Marco, con Fiat - 59     
            9º Alejandro Chirivella, con Willys - 79 


09/10-06-1956
Organizador: Real Automóvil Club de Valencia
Regularidad en 4 etapas
CARRERA DE LAS CUATRO PROVINCIAS
539,2 km
Clasificación general:
            1º Enrique Alzaga, con DKW - 11 puntos
            2º Felipe Casasús, con Renault - 19     
            3º Francisco Benavent, con Seat - 29   
            4º Gonzalo Manglano, con Borgward - 58       
            5º Rafael Almenar, con Austin - 65       
            6º Amadeo Burdeos, con Singer - 90    
            7º José Serratosa, con Seat - 107          
            8º Adrián Muñoz, con Renault - 144     
            9º Enrique Junemann, con DKW - 151  
            10º Benito Orihuela, con Robin - 492   
Vencedores de etapas:
            En Murcia: Cortezo y Alzaga
            En Albacete: Navarro y Casasús
            En Valencia: Cortezo y Almenar


29/30-06-1956
Organizador: Automóvil Club de Alicante
Excursión de regularidad/Social
I EXCURSIÓN COLECTIVA DE REGULARIDAD AUTOMOVILÍSTICA
GYMKHANA


16-12-1956
Organizador: Automóvil Club de Valencia
Velocidad kilómetro lanzado
I CARRERA DE VELOCIDAD DEL KILÓMETRO LANZADO
Clasificación general: Concursante-Marca-Velocidad obtenida
            Felipe Casasús Remolí, con Renault 4/4 - 100.982
            Bartolomé Martínez, con Renault 4/4 - 88,780
            Carlos Trabado Campos, con Renault 4/4 - 94,464
            Knecht, con Simca Aronde - 122,909
            Blas Escrig, con Peugeot 203 - No participó
            Salvador Castellote, con Volkswagen - 100,954
            Jacinto Tormo, con Peugeot 203 - 118,891
            Sergio Suria, con Peugeot 203 - 102,652
            José Mª Fourrat, con Seat - 109,224
            Ernesto Barrera, con Peugeot 403 - 125,699
            José Serratosa, con Seat - 115,016
            Vicente Boronat, con Seat - No participó
            Rafael Almenar, con Austin - 119,761
            Manuel Catalá, con Oldsmobile - 155,039
            Vicente Pons, con Vauxhall - 115,905
            Miguel Sayas, con Bugatti - No participó
            Buenaventura Vilarrasa, con Alfa-Romeo - 148,393
            Amadeo Burdeos, con Singer Hunter - 103,837
            Alfonso Alfaro, con Chevrolet - 142,575
            Juan L. Gómez Trenor, con Alfa-Romeo - 139,265
            Pablo Gatell, con Pegaso - 178,927
            Rodolfo Bay, con Jaguar - 229,592
            Vicente Lis, con Austin Healy - 144,463

 

AÑO 1957

24-06-1957
Organizador: Automóvil Club de Alicante
Regularidad/Social
II EXCURSIÓN COLECTIVA DE REGULARIDAD AUTOMOVILÍSTICA



AÑO 1958


29-06-1958
Organizador: Automóvil Club de Alicante
Regularidad/Social
I RALLYE HOGUERAS DE SAN JUAN
Diario Información de Alicante de 28 de junio de 1958
Biblioteca Gabriel Miró de Alicante
Aportación suministrada por Alberto Cremades García
“Con motivo de las fiestas de San Juan, el Automóvil Club de Alicante, con el patrocinio del Ayuntamiento, ha organizado una excursión colectiva de regularidad, que cubrirá el itinerario Alicante-Cartagena-Murcia-Alicante, con un recorrido total de 256 kilómetros.
Para la mencionada prueba existe gran animación, habiendo hasta el momento unas treinta inscripciones para participar en el “rallye” sanjuanero, con la participación de varias escuderías de Valencia y Madrid, que recientemente han participado en el “rallye” de Cataluña, así como de Murcia y Cartagena.
El prestigio de las marcas automovilísticas viene avalado por las firmas Austin, Alfa-Romeo, Jaguar y Mercedes… sin olvidarnos de nuestro Seat, que realzarán esta gran prueba automovilista que promete ser muy interesante” (sin firma).

            Diario Información de Alicante de 1 de julio de 1958 
Biblioteca Gabriel Miró de Alicante
Aportación suministrada por Alberto Cremades García
    “En la mañana del domingo, día 29, se corrió la prueba de regularidad para automóviles que estaba anunciada en el programa oficial de festejos, primer trofeo Hogueras de San Juan.
     Tomaron la salida diecinueve de los veintitrés coches inscritos, haciéndolo a las 8,30 horas de la mañana con un intervalo de dos minutos, los cinco coches inscritos en tercera categoría. A las nueve y ocho minutos iniciaron la salida los ocho inscritos en segunda categoría y a las nueve cuarenta y seis minutos, los seis inscritos en primera.
     La primera etapa a Cartagena por la carretera de la costa, fue ganada por el coche número 2, “Fiat 1.100” tripulado por don Felipe Casasús, siéndole adjudicada la copa del Ilustrísimo alcalde de Cartagena.
     La segunda etapa de “recorrido fantasma” estaba compuesto de dos tramos, el primero por carretera general, en buen estado, fue en el que se exigió a los participantes una mayor media horaria de velocidad, y en el segundo tramo por circuito de montaña siguiendo camino forestal, exigió de los pilotos el máximo de atención y habilidad. El mejor clasificado en esta etapa, ganador de la copa del ilustrísimo señor alcalde de Murcia fue el coche “Austin Healey”, conducido por don Vicente Lis, que corría con el número 22.
     La tercera etapa de Murcia a Alicante, demostró ser la mejor conocida por los pilotos ya que las penalizaciones con que entraron en la meta de llegada fueron las mínimas en el conjunto de la prueba.
      Los resultados de esta prueba fueron los siguientes:
     Ganador absoluto: Coche número 14, conducido por don Juan Amutio Polo, marca “Renault 4-4”, tercera categoría, copiloto don José María Die pertenecientes a la Escudería de Valencia.
     Segundo clasificado: Coche número 22, conducido por don Vicente Lis, marca “Austin Healey”, primera categoría, copiloto señorita Wernstrom, perteneciente a la Escudería de Valencia.
      Vencedor en primera categoría: Coche número 22, conducido por don Vicente Lis, marca “Austin Healey”, copiloto señorita Wernstrom, perteneciente a la Escudería de Valencia.
      Segundo clasificado en primera categoría: Coche número 11, conducido por don Francisco Miralles, marca “Seat 1400”, copiloto don José Burruezo, ambos de Elche, pertenecientes al Automóvil Club de Alicante.
      Vencedor en segunda categoría: Coche número 13, marca “Wolkswagen” (sic), copiloto (sic) don Luciano Tato, del Automóvil Club de Alicante.
     Segundo clasificado en segunda categoría: Coche número 24, conducido por don José Luis Pascual del Riquelme, marca “Simca”, copiloto don Antonio Pascual del Riquelme, pertenecientes al Real Automóvil Club de España, Murcia.
    Vencedor en tercera categoría: Coche número 14, conducido por don Juan Amutio Polo, marca “Renault 4-4”, copiloto don José María Die, perteneciente a la Escudería de Valencia.
  Segundo clasificado en tercera categoría: Coche número 4 conducido por don Heliodoro Madrona, marca “Renault 4-4”, copiloto don Roberto Pérez Jordá, pertenecientes al Automóvil Club de Alicante.
 Durante el recorrido de la prueba, que fue presenciada a su paso por las poblaciones por nutridos grupos de aficionados, se pudo observar las acertadas medidas de seguridad y protección adoptadas por todas las autoridades, tanto provinciales como municipales, así como la vigilancia y gran colaboración prestada por la Policía de Tráfico, Guardia Civil y Policía Urbana, que acompañaron durante todo el recorrido a la caravana y prestaron estrecha vigilancia en los puntos de mayor peligro. Esta fue también acompañada por una ambulancia de la Cruz Roja de Alicante, que, gracias a Dios, no fueron necesarios sus servicios.
 A las 20,30 horas tuvo lugar en el Hotel Carlton, la entrega de trofeos a los vencedores, realizada por el excelentísimo señor Gobernador Civil de Alicante, excelentísimo señor Gobernador militar de Alicante, presidente de la Diputación provincial de Alicante, alcaldes de Alicante y Cartagena y teniente alcalde delegado del de Murcia imposibilitado de asistir, por asuntos oficiales, ayudados por don Francisco Ramón Borja en representación del presidente del Automóvil Club de Alicante”. (Sin firma).



AÑO 1959



21/22-02-1959
Organizador: Automóvil Club de Alicante
Regularidad/Nacional/Social
 I RALLYE AUTOMOVILÍSTICO DE ALICANTE
Diario Información de Alicante de 15 de febrero de 1959
Biblioteca Gabriel Miró de Alicante
Aportación suministrada por Alberto Cremades García
“Estamos a una semana del I Rallye Alicante, la gigantesca prueba automovilística organizada por el Automóvil Club de nuestra capital con la colaboración de los de Cataluña y de Valencia. Este rallye tiene carácter nacional y se celebrará durante los días 21 y 22, o sea, los próximos sábado y domingo.
 
EN QUÉ CONSISTE EL RALLYE
Este I Rallye Alicante, comprende:
Una prueba de regularidad de 750 kilómetros, aproximadamente, y las siguientes pruebas anexas de clasificación: subida cronometrada en ruta, en tramo desconocido; prueba de regularidad en tramos y promedios desconocidos; pruebas de regularidad a promedio elegido; aceleración-velocidad en tramo desconocido; aceleración y frenaje en Alicante; slalom en Alicante.
 El total del recorrido de la prueba está considerado como una competición de regularidad, con cuatro itinerarios de concentración y uno común.
  Los itinerarios de concentración serán los siguientes:
  El primero, con salida de Alicante, y siguiendo esta ruta: Alicante, Elche, Novelda, Albacete, Murcia y Alicante. Total, 435 kilómetros.
   El segundo, con salida de Madrid y siguiendo esta ruta: Madrid, Ocaña, Albacete y Alicante. Total, 416 kilómetros.
    El tercero, con salida de Barcelona, y siguiendo esta ruta: Barcelona, Tarragona, Valencia y Alicante. Total 527 kilómetros.
    Y el cuarto, con salida de Valencia, y siguiendo esta ruta: Valencia, Benidorm, Alicante, Murcia, Cartagena y Alicante. Total, 421 kilómetros.
     El itinerario común es, naturalmente, más complicado. Pudiéramos decir que es la “prueba reina” de este primer rallye alicantino. El recorrido es el siguiente: Alicante, Santa Faz, Muchamiel, Jijona, Alcoy, Cocentaina, Albaida, Játiva, Alfarrasí, Castelló de Rugat, Rótova, Gandía, Oliva, Pego, Orba, Bolulla, Callosa de Ensarriá, Guadalest, Benimantell, Confrides, Alcolecha, Relleu, Aguas, Campello y Alicante (por la costa). Total, 323 kilómetros.
Esquema del trazado del rally. Diario Información

NUTRIDA PARTICIPACIÓN
Sorprendente participación, aunque está justificada. Sorprende porque se produce precisamente en el primer año del Rallye, si bien lo justifica tanto el interés y la emoción de esta prueba, como los estímulos en forma de trofeos, y el incomparable premio de pasar unas horas en Alicante, precisamente en estas fechas en que el resto del país sufre la crudeza invernal.
 De Madrid vienen más de dos docenas de automovilistas. Que por cierto concurren a todas las categorías. Están inscritos los señores Lobo Eliaguín, Palacios, Villamil, Milá, González Garra, Matute, Ortueta, Hernáinz, Code y Solares, entre otros. Los valencianos Claver, Caturla, Casasús, Anutio, Modesto González, Vilarrasa, Catalá, Almenar, Duato, Rivera y Judbal, y los barceloneses Sagi, Amat, Vall, Vidal Ribas, Casaus, Miano, Cortés, Hortechs, Fuente y Costa.
  En cuanto a la participación alicantina es, hasta ahora, la siguiente: Don Alfonso Echevarría y de copiloto don Julián Ruiz; don Edmundo Ramos, sin copiloto designado; don Rafael Ravelló y con José María Pascual del Pobil; don Eugenio Ortiz y don Manuel Gonzaga; don Pedro Puche y don Jaime Martínez; don Antonio Ravelló y don Rafael Irala; don Fernando Rivero y don Álvaro Irala; don Luciano Tato y don Antonio Costa; don Alejandro Lamaignére y don Daniel Pérez Jordá y dos participantes que se han inscrito con estos nombres: “Pepe I” y “Pepe II”.
 
 53 COCHES DE TODAS LAS MARCAS
Hasta ayer 53 coches inscritos, con una representación casi total de las marcas más populares. Hay Seat-600 en buen número, y también el 1400; el Dauphine, el DKW y el Alfa Romeo en todas sus variedades; también el Simca y el Peugeot y el Austin y el Citroën.
 Consignemos el detalle curioso de que la categoría que más participantes agrupa es la A (cilindrada inferior a 750 cc.), aunque las restantes también tienen simpatizantes. Helas aquí: La B, cilindrada superior a los 750 cc. e inferior o igual a 1.000 cc.; la C, cilindrada superior a 1.000 cc. e inferior o igual a 1.300 cc.; la D, superior a 1.300 e inferior o igual a 2.000 cc.; y la E, superior a 2.000,
 PREMIOS
El capítulo de premios, comparado al de competiciones similares, incluso en el extranjero, es muy sugestivo. Los diez primeros de la clasificación general recibirán trofeos y además diez mil pesetas el primero, seis mil el segundo, cuatro mil el tercero y tres mil el cuarto y quinto; sexto y séptimo dos mil; y un millar para el octavo, el noveno y el décimo. Hay además una clasificación general de participantes con vehículos de fabricación española; el primero recibirá cinco mil pesetas, tres mil el segundo y dos mil el tercero”. F. G.


Diario Información de Alicante de 21 de febrero de 1959
Biblioteca Gabriel Miró de Alicante
Aportación suministrada por Alberto Cremades García
“Hoy, sábado, se inician las “Jornadas de sol y deporte”, que tanta expectación han despertado en todos los ámbitos, no sólo de la localidad, sino también en otras latitudes, dada la variedad del programa, la calidad de las competiciones y el gran número de participantes, algunos de ellos, extranjeros. El interés puede calificarse de nacional y lo demuestra el hecho de que las agencias informativas van a dedicar atención a esta “Olimpiada alicantina” y son muchos los enviados especiales que servirán crónicas a sus respectivas publicaciones.
Hoy será disputada la primera fase del “Rallye Alicante”. Para más exactitud diremos que se ha iniciado ya, toda vez que las diversas “concentraciones”, incluida la de Alicante, tomaron la salida esta madrugada, con el fin de cubrir seguidamente el itinerario común. Los representantes del pabellón valenciano iniciaron la marcha a las 2.01 de la madrugada; los de Barcelona, a las 0.30; Madrid lo hizo a las 2.05 y Alicante a la 1.48. Esta mañana, a las 9.01 se iniciará el itinerario común, con salidas intermitentes, desde la calzada de la playa del Postiguet, a la altura de la tómbola.
La llegada a nuestra ciudad será sobre las cinco de la tarde y la meta quedará fijada frente al edificio de la razón social de J. y A. Lamaignére, rogándose al público se abstenga de estacionarse en las aceras y sigan las instrucciones que en la meta serán divulgadas, con el fin de evitar posibles accidentes. El “slalom” será disputado en la mañana del domingo, día 22, a las once y media, aproximadamente, en el aeropuerto de Rabasa.
Anoche llegaron a Alicante los diecisiete cronometradores designados por la Federación Española. Entre las figuras destacadas participantes en el “I Rallye de Alicante”, cabe señalar los nombres siguientes: Leopoldo Villamil, Milans del Bosch, Milano -reciente vencedor del “rallye” de Málaga-, Ortueta, el conde Max, Alfonso Solans, Curbá, Vidal Ribes, advirtiendo que existen otros corredores de tanta o más categoría que los anteriormente consignados y que no mencionamos por falta de datos en lo que se refiere a la toma de salida en sus localidades respectivas. El número de inscripciones es de 59 coches, según se nos indicó anoche.
El itinerario común es de 323,8 kilómetros, que constituyen una prueba llena de dificultades. La ruta es la siguiente: Alicante, Santa Faz, San Juan, Muchamiel, Jijona, Alcoy, Cocentaina, Albaida, Játiva, Alfarrasí, Castelló de Rugat, Lugar Nuevo, Rótova, Gandía, Oliva, Pego, Orba, Bolulla, Callosa de Ensarriá, Guadalest, Benimantell, Confrides, Alcolecha, Relleu, Busot, Campello y Alicante”. (Sin firma).

Trazado del rally en el casco urbano de Alicante. Diario Información


Diario Información de Alicante de 22 de febrero de 1959
Biblioteca Gabriel Miró de Alicante
Aportación suministrada por Alberto Cremades García
 “Un enorme gentío presenció ayer tarde, en la explana de España, la espectacular llegada de los coches participantes en el “I Rallye Alicante” que cubrieron el itinerario común fijado para la primera fecha de la prueba. En el palco presidencial instalado en la meta, el Gobernador Civil y Jefe provincial del Movimiento, en calidad de presidente de la Junta provincial de Educación Física y Deportes, así como el general Gobernador militar de la plaza y otras autoridades.
  El “I Rallye Alicante” ha respondido a la expectación creada. Los más destacados “ases” del volante se han dado cita en este importante certamen, y toda la serie de cábalas emitidas antes de la competición han tenido confirmación sobre la práctica. El itinerario común, 323,8 kilómetros perfectamente proyectado casi ideal para este tipo de pruebas, es una carrera “ad hoc” para quienes gustan de la emoción y desean poner en manifiesto su pericia.
  El recorrido fue duro y el “rallye”, con el jalonar casi intermitente de cuestas y más cuestas, a través de carreteras detan variadas condiciones, llenas de curvas, atendiendo en todo momento el promedio de velocidad impuesto, constituyó más que una prueba de regularidad, una competición de velocidad pura. De cualquier forma en que se juzgue el itinerario, éste resultó maravilloso desde punta a punta. Un veterano del volante como Villaamil, que en esta ocasión tuvo por copiloto a Heliodoro Madrona, reconoció que la prueba es una de las mejores de España. Tan salpicada de dificultades que la consideró de “destrozacoches” y sin duda, en parte impresionado por la avería que sufrió su “Seat-600”, a 14 kilómetros de Alicante, que le hizo dudar sobre la conveniencia de abandonar, idea que descartó al poder solucionar el contratiempo, lanzándose a recuperar los 28 minutos de retraso, que consiguió en Játiva. En “la Carrasqueta”, según oficiosamente se informó en la meta (aclaramos que varias horas después de finalizada la prueba los jueces de la competición no se atrevieron a facilitar informe alguno, tal vez para no complicar decisiones posteriores), uno de los coches sufrió una colisión con un árbol, resultando ilesos los ocupantes del vehículo. A excepción de ello no hubo otro accidente que registrar, salvo en el de uno de los itinerarios de concentración, en la madrugada, en que el coche número 22, DKW, conducido por Andrés Matute, dio una vuelta de campana cerca de Bonete. Los ocupantes sufrieron algunas heridas, al parecer, de poca consideración.
  Lo que pudiéramos llamar la película del “rallye” oscila al tener que determinar las categorías y clases de los vehículos. Viene a ser una pugna “contra reloj”, de específica regularidad, con un número de pruebas anexas de clasificación, tal como la subida cronometrada en ruta, sobre tramo desconocido; pruebas de regularidad en tramos y promedios desconocidos, de regularidad a promedio elegido, aceleración-velocidad en tramo desconocido, de aceleración y frenaje en Alicante, y el “slalom” que se disputará hoy en el aeropuerto de Rabasa.

Salida de un Renault 4-4 en la madrugada del sábado. Fotografía de HERMANOS GARCÍA para el diario Información de Alicante

  Con ser imprescindible el buen cálculo unido a la pericia para afrontar la prueba y aceptando el recorrido Alicante-Játiva como la parte más difícil del “rallye”, con promedios de velocidad impuestos de hasta más de 65 kilómetros por hora, imagínese ahora la exigencia de fijar velocidad de 50, 62,942 y 56,250 kms., en carreteras tan tortuosas como las comprendidas entre Callosa y Aguas de Busot, auténtica “encrucijada” por cuanto la regularidad se traduce en velocidad en lugares nada propicios para ellos.
   Resumiendo: jornada espléndida, ya que incluso el tiempo, agradable, acompañó desde la madrugada. Hoy, una vez disputado el “slalom” (11,30 horas en el aeropuerto de Rabasa), conoceremos la clasificación general, a la que se llega gracias a la no poca laboriosidad, ya que en lo burocrático -valga la expresión-, se disputa otro “rallye”. V.M.
   –No tenemos la clasificación final del rally, pero fue ganado por Jaime Kurt Bahr con un Renault Dauphine, seguido por Juan Gasau, Leopoldo Villaamil, Felipe Casasús y Emilio Palacios.


27-06-1959
Organizador: Automóvil Club de Alicante
Regularidad/Social
II RALLYE HOGUERAS DE SAN JUAN



   

AÑO 1960



Febrero 1960
Organizador: Real Automóvil Club de Valencia
Regularidad
I RALLYE FALLAS
            Clasificación:
            1º Juan Amutio, con Saab 93
            2º “Lobo Landa”, con Saab 93
            3º Juan J. Giró, con Renault D
            4º Ignacio Baixeras, con Seat 600 Nardi
            5º Jaime Juncosa, con Seat 600 D


27/28-02-1960
Organizador: Automóvil Club de Alicante
Regularidad/Social
II RALLYE DE ALICANTE – TROFEO ROMÁN DE ARMONA
Diario Información de Alicante de fecha 26 de febrero de 1960
Biblioteca Gabriel Miró de Alicante
Aportación suministrada por Alberto Cremades García
 “Virtualmente esta noche se inicia el II Rallye Alicante, prueba deportiva de carácter nacional que organizada por el Automóvil Club de Alicante patrocinan el Gobernador civil, el Ayuntamiento de Alicante, nuestra Diputación Provincial, y el Ayuntamiento de Benidorm. Nos hallamos, pues, a pocas horas de una competición de gran renombre puntuable para el Campeonato de Cataluña, así como el de Levante.
 
 SESENTA Y CUATRO INSCRIPCIONES
Comienza hoy el Rallye en la fase de itinerarios de concentración, cuyos puntos de salida son Alicante, Madrid, Barcelona, Málaga, Valencia y Zaragoza. En la sede social del Automóvil Club el ajetreo, a la hora de nuestra visita, era impresionante. Tuvimos que obtener la información por etapas, cuando el trabajo lo permitía.
 —¿Muchos inscritos?
 —En total, sesenta y cuatro
 
 —¿Y en la serie A?
 —En este capítulo, turismos de serie y mejorados hasta 700 cc., figuran Tato e Irala. Alicante; Elyakin (actual campeón de España). Madrid: Villamil. Barcelona, Almenar y Belda, Valencia; Manero y Alberola, Alicante. Clavel y Belloch (sic), Valencia; Penche y esposa, Madrid; Casanova y Duato, Valencia; Diego y García, Alicante; María Ángeles y María V. Roselló, Alicante.
 
 —¿Clase B, turismos de serie y mejorados de 700 cc. a 1.150 cc.?
 —Juan Amutio, Alicante; Dubois y Portolá, Zaragoza; Emilio de la Osa, Madrid; “Lobo Landa” y “Lobo Bermúdez”, Madrid; Giró y Salvadó, Barcelona; Desfilis y Caturla, Valencia: Puche y Martínez, Alicante; “Lobo Menor” y “Lobo Nano”, Madrid; J. y R. Hostench, Barcelona; Casasús y Valor, Valencia; Olano y Vidal-Ribas, Barcelona; “Zorro Plateado” y Bergé, Alicante; Vidal-Ribas y Racolone, Barcelona; Pobil y Ravelló, Alicante; Sagi y Agramunt, Barcelona; Rivero e Irala, Alicante; Fernández y Grifoll, Barcelona; Heliodoro Madrona, Alicante; Solans y Panicio, Zaragoza; Hervada, Alicante; Elizabeth y Janette Plón, Alicante; Francisco Maciá, Alicante; Santiago Pérez, Alicante; Mariano Sánchez, Alicante y Felipe Núñez, Málaga.
    Continuamos con la clase B: Villalmil (sic) (Fernando) y señora, Madrid; Baxeiras y Marsáns, Barcelona; Guillermo G. Garra y señora, Madrid; Pelayo Martínez y señora, Zaragoza; Rafael Angulo, Madrid, y Jaime Juncosa, Barcelona.
    He aquí los inscritos en la clase C, turismos de serie y mejora de 1.150 cc. en adelante: Gerardo de Andrés y Martínez, Madrid; “Milano” y Anet, Barcelona; Portolés y Palacios, Madrid; Catalá y Estévez, Valencia; Fusté y Almirall, Barcelona; Francisco Miralles, Alicante; “Kin” y Roberto “El Diablo”, de Madrid.
      Clase E, de 700 cc. a 1000: Lépori y Pascucci, Barcelona; Jani de Barcelona.
     Clase F, de 1.000 en adelante: Roqué y Dalmau, Barcelona; Mesa y Del Pino, Madrid, y Francisco delgado y Tarrasa, de Alicante.
 
       ITINERARIOS DE CONCENTRACIÓN.
      —¿Cuál es el horario de los itinerarios de concentración?
     —El de Alicante, que consta de 523 kilómetros, el primer participante tomará la salida a las 22.48 (día 26), y el último a los 52 minutos del dái 27. En el de Madrid, de 520 kilómetros, salida del primero a las 22.52 (día 26), y del último a las 0.53 del día 27. En el de Barcelona, 522 kilómetros, salida del primero a las 23.10 (día 26) y a las 0.50 del día 27 el último. En el de Málaga, 493 kilómetros, el ´ñunico participante tomará la salida a los seis minutos del día 27. En el de Valencia, 525 kilómetros, el primero a las 22.50 (día 26), y el último a las 23.48 del referido día, es decir, hoy. Y en el de Zaragoza, 494 kilómetros, salida del primero a las 23.22 del día 26, y el último a los 9 minutos del día 27.
 
      VIGILANCIA RIGUROSA. EL ITINERARIO COMÚN
      —¿Quién garantiza la regularidad de estas marchas de concentración?
      —La vigilancia por parte de la Guardia Civil y la Policía de Tráfico.
 
      —¿Cuál es el itinerario común, dicho sea en forma resumida?
    —Se disputará el día 27. La primera etapa comprende: Alicante Vistahermosa, Santa Faz, San Juan, Jijona, Tibi, Penáguila, Confrides, Benimantell, Castell de Guadalest, Callosa de Ensarriá, Polop, La Nucía y Benidorm. Total: 127,900 kilómetros. La segunda etapa: Benidorm, Altea, Benisa, Gata, Ondara, Vergel, Oliva, Gandía, Rótova, Lugar Nuevo, Terrateig, Montichelvo, Castellón de Rugat, Belgida, Palomar, Albaida, Jijona, Busot y Alicante. Total 209,600 kilómetros.


Esquema del trazado del rally. Diario Información

EL DOMINGO, “CIRCUITO DE VELOCIDAD”
—Nos queda por resumir la jornada del domingo, día 28, última del Rallye.
—Tendrá por escenario el puerto pesquero, y la jornada adquiere la denominación de circuito de velocidad. Las mangas constarán de 12 vueltas al circuito, con un solo conductor a bordo. Para amparar el circuito serán colocadas 2.200 “balas” de paja.
 
—¿Qué tipo de carburante podrá ser utilizado?
—El que fija el reglamento, es decir, el común o comercial, cuya distribución se efectuará a través de las estaciones de servicio en carrera.
 
—¿Y los lubrificantes?
—Para la parte alta de los cilindros hay autorización, bajo reserva de que su mezcla con el carburante no aumente su índice de octano.
En el Rallye, cosa lógica, y en lo que a la organización concierne, están previstos los capítulos de verificación y parque cerrado, con todas las garantías, y regirán los promedios de marcha, así como la existencia de cinco clases de controles: de horarios de salida, de parada obligatoria, de paso lanzado, de paso, y de precinto de prueba de clasificación.
 
 Interminable sería recoger aquí todas las particularidades de esta competición automovilística, que esta noche se iniciará con los diversos itinerarios de concentración. Y mañana, el itinerario común. La jornada grande. El domingo, la fecha espectacular. Por la recopilación de datos”. VIDAL MASANET.


Diario Información de Alicante de 27 de febrero de 1960
Biblioteca Gabriel Miró de Alicante
Aportación suministrada por Alberto Cremades García
  “El rallye automovilístico alicantino adquirirá cada vez mayor renombre. Ya en la edición inicial, la del año anterior, quedó el regusto den una competición de extraordinarios alicientes. No se trata de una prueba vulgar -manifestaban entonces-, sino de un certamen de características inéditas en su estilo. Tan especiales que con una sola edición, el rallye se colocó en un primerísimo plano de renombre, como se ha confirmado este año con el número de inscripciones, que a la hora de la verdad, se tradujo a cincuenta y cuatro, según pudimos comprobar en la propia sede social de la entidad automovilística organizadora de la prueba.
   Con todo, animación en grado sumo. Y como era de esperar, muchísimas bajas a lo largo del itinerario, salpicado de incidentes, afortunadamente sin consecuencias desagradables. Un recorrido, hacemos hincapié, en que la regularidad se transforma en velocidad, a causa de la variadísima gama comprendida en el itinerario, metidos los conductores en zonas montañosas, salpicadas de constantes curvas, y donde es preciso poner a prueba la pericia de los pilotos.
   En lo que nos cupo seguir de cerca los acontecimientos, gracias a la atención de los señores Octavio, Somavilla y Medina Sola, que de forma particular colaboraron en nuestra misión informativa, la película del rallye se concreta en esas dificultades apuntadas, y naturalmente, a las delicias de un “raid” que entra de lleno al placer turístico, como mensaje deportivo a las distintas localidades comprendidas en el itinerario común. Cada población, pueblo o aldea, se sumaba al paso de la intermitante caravana con un saludo cordialísimo. Millares de personas daban la bienvenida, recordándonos fechas semejantes a los “tours” ciclistas.
   En Benidorm, final de la primera etapa, y lugar de control, ya las bajas habían diezmado notablemente la contingencia inicial. Quedaban en marcha oficial treinta y seis automóviles. Buscábamos afanosamente los informadores noticias sobre el desarrollo de la prueba, y todas se referían a la dureza del itinerario, a lo que en agotamiento representaba cumplir el reglamento con probabilidad de éxito, y, en consecuencia, al manifiesto agotamiento de los conductores, poco dispuestos, en otro sentido, a “pasar de rosca” los motores que en los 127 kilómetros de la primera tanda se resentían de la enorme sacudida impuesta.
   No hubo, en realidad, accidentes de importancia. El coche número 19 de la escudería de Zaragoza, pilotado por Dubois con Fernández Portolés de acompañante, dio una embestida contra un obstáculo. Atendidos los tripulantes, las heridas sufridas según nuestras noticias, no constituían nota alarmante. Quizás, esto sea el único capítulo desagradable. Se registraron algunos despistes, pero más bien de señalización, y que corresponden a apartados puramente de reclamación ante los organizadores. En esto, los catalanes se mostraban los más disconformes.

Llegada de uno de los participantes. Foto diario Información

En fin, que hoy, en el puerto pesquero, con el circuito de velocidad, que será dilucidado esta mañana, se aclarará el panorama de la clasificación, tan complicado en matizar, y que exige un competente equipo arbitral y muchas horas de anotaciones. A las once de la noche, si todo va por buen cauce, conoceremos el resultado.
 Un éxito, en suma, para el deporte automovilístico alicantino”. V.M.


Diario Información de Alicante de 2 de marzo de 1960
Biblioteca Gabriel Miró de Alicante
Aportación suministrada por Alberto Cremades García
CLASIFICACIÓN GENERAL “NORMAL”
1.- Alfonso Solans, con Saab “93”, trofeo del Excmo. Señor Gobernador civil
2.- Gerardo de Andrés, con Alfa Romeo GM, trofeo C de Alicante, premio Seat
3.- Jaime Juncosa, con Seat “600”, trofeo Excma. Diputación provincial y premio Chacón.
Y los siguientes clasificados se situaron en el siguiente orden: Luciano Tato, Pelayo Martínez, “Milano”, Manuel Catalá, Luis Fuster, “Lobo Aure”, José María Clavel, Juan Vidal-Ribas, Fernando Rivero, Juan Fernández, José María Pasqual del Pobil, Ignacio Baixeras, Juan Gasau, Ignacio de Olano, Felipe Casasús, “El Zorro Plateado”, Juan Hosterch, Emilio de la Osa, Juan José Girod y Manuel Desfilis.
1.- Faustino Hervada, con Renault 4-4, trofeo gobernador civil de Madrid
2.- Andrés Navarro, con Renault 4-4, trofeo de la Caja de Ahorros del Sureste
3.- Felipe Núñes, con Renault 4-4, trofeo Hogueras de San Juan
Y a continuación, Mariano Sánchez, Elisabeth Plón, Diego García Ferrández, María Aurelia Millet y Santiago Pérez.
 
CLASIFICACIÓN DE DAMAS “NOVELES”
1.- Elisabeth Plón, trofeo A. Lamaignére
2.- María Aurelia Millet
 
CLASIFICACIÓN PARA VEHÍCULOS NACIONALES “NORMAL”
1.- Jaime Juncosa, con Seat “600”, trofeo del Excmo. Ayuntamiento de Alicante y premio de don Casimiro la Viña
2.- Luciano Tato, con Seat “600”, trofeo de Nacional Pirelli y premio de don José Luis Curt
3.- Pelayo Martínez, con Seat “600”, premio del hotel Les Dunes
Y a continuación, “Lobo Aure”, José María Clavel, Juan Vidal Ribas, Fernando Rivero, Juan Fernández, José María Pasqual del Pobil, Ignacio Baixeras, Juan Gasau, Ignacio de Olano, “El Zorro Plateado”, Emilio de la Osa, Juan José Girod y Manuel Desfilis.
 
CLASIFICACIÓN POR CATEGORÍAS
Primera categoría: Alfonso Solans, trofeo Firestone
Segunda categoría: Jaime Juncosa, trofeo joyería Gomis
 
CLASIFICACIÓN POR CLASES “NORMAL”
Clase A: Luciano Tato, trofeo Escudería Madrid
Clase B: Alfonso Solans, trofeo Escudería Los Lobos
Clase C: Gerardo de Andrés, trofeo Escudería Barcelona
Clase D: Jaime Juncosa, trofeo Escudería Valencia
Clases E y F desiertas
 
CLASIFICACIÓN POR ENTIDADES CONCURSANTES
1.- Escudería Barcelona, trofeo del Automóvil Club de Alicante
 
CLASIFICACIÓN LOCAL
1.- Normal. Luciano tato, trofeo del presidente de honor del A.C.A. 
1.- Noveles, Faustino Hervada, trofeo del presidente del A.C.A.
(Sin firma).


            Periódico El Mundo Deportivo de 4 de marzo de 1960.
Hemeroteca virtual El Mundo Deportivo     
Aportación suministrada por Manuel Gestal Rey
Alicante. (Por teléfono de nuestro corresponsal J. A. ESPINOSA)
(Nota: Puede observarse como este corresponsal “fusila” lo publicado por el diario Información de Alicante)
 “El Rally automovilístico alicantino adquiere cada vez mayor renombre. Ya en la edición inicial, del año anterior, quedó el regusto de una competición automovilista de extraordinarios alicientes. No se trata de una prueba más, sino de un certamen de características un poco aparte en su estilo y en su trazado. Esta segunda edición ha colocado al Rally de Alicante en un firme primer plano, como se ha demostrado por el número de inscripciones que en el momento de tomar la salida, se tradujeron en 54 participantes. Hubo en la primera fase del itinerario común excelente animación, y como era de esperar muchas bajas a lo largo del itinerario de concentración salpicadas de incidentes, afortunadamente sin consecuencias desagradables. Fue el recorrido por la provincia, en el que la regularidad se transformó en muchas ocasiones, en velocidad, con sus dificultades.
 A causa de la variadísima gama de apreturas comprendida en el itinerario y metidos los conductores en zona montañosa, se vieron afectados de constante criba en situaciones en las que era preciso poner a prueba la pericia de los pilotos.
 La película del Rally, en general se concreta a esas dificultades apuntadas y, naturalmente, como mensaje deportivo-turístico a las varias localidades recorridas, algunas de espléndidas bellezas y comprendidas en dicho itinerario común.
 Ha habido gran entusiasmo, tanto en la intermitente caravana, como en la recepción por los pueblos del trayecto. Millares de personas dieron la bienvenida a los participantes, como al igual que en las carreras ciclistas.
 En Benidorm, final de la etapa de concentración y lugar de control, ya las bajas habían diezmado notablemente el número de los participantes. Quedaban 36 automóviles, pero a la meta alicantina sólo llegaron 33.
  Todos los conductores se han referido a la dureza del itinerario y era manifiesto el agotamiento en muchos de los inscritos, que en los kilómetros de la primera etapa, se resentían del enorme esfuerzo impuesto por el reglamento.
No hubo accidentes de importancia. Únicamente el coche número 19, de la Escudería de Zaragoza, pilotado por Antonio Dubois, con Fernando Portolés, de acompañante, sufrió un encontronazo con un obstáculo, pero sin consecuencias desafortunadas. Sólo Dubois sufrió algunas heridas leves en las manos. Este ha sido el único capítulo desagradable del Rallye. Se han registrado algunos otros despistes, esta tarde, en la prueba final del puerto. Pero más bien han sido debidos a la señalización, y que corresponden a apartados puramente de reclamación de los conductores ante la organización. Hemos hablado con algunos participantes catalanes que se mostraban descontentos de este aspecto de señalización.
  El circuito de velocidad se ha efectuado en el puerto alicantino. A las 11 de la noche, se han reunido los participantes del Rallye en una cena de hermandad, en el hotel Carlton de esta capital.
    La prueba de esta tarde, en el puerto, ha sido presenciada por más de 15.000 personas, en un recinto acotado.
     El Rallye ha constituido, en suma, un éxito para el deporte automovilístico”.
     [A continuación reproduce la lista de clasificaciones ya anteriormente reflejada]

Fotografía de uno de los participantes, Juan Enrique Comá Cros, con un Renault Dauphine y el número 61 de placa. Al fondo, el castillo de Cullera (Foto archivo Manuel Gestal Rey)



05-08-1960
Organizador: Automóvil Club de Alicante
Regularidad
RALLYE ALICANTE-BENIDORM-CALLOSA-ALTEA-BENIDORM-ALICANTE





EL próximo número, el 2, LOS INICIOS, años 1961-1963









18 comentarios:

  1. Impresionante e imprescindible información de los rallyes de Levante. En PERIRAMONRALLYE trabajamos tambien para dar la mayor información posible sobre nuestras pruebas automovilísticas y por supuesto estamos a vuestra disposición en lo que podamos ayudar. https://periramonrallye.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario. Han sido muchas horas de trabajo y esperamos ir publicando prueba a prueba. Desde luego que contamos con vosotros. Muchas gracias

      Eliminar
  2. Me parece una formidable iniciativa, y quiero felicitar a los tres artífices. El automovilismo valenciano no se merece un olvido histórico como el que ha sufrido hasta ahora, y por ello es tan de agradecer el esfuerzo que estáis realizando los tres. Ni que decir tiene que tenéis a vuestra disposición todo lo que humildemente he publicado en mi muro de Facebook sobre las subidas al Rebolcat o a la Font Roja de los 70 y 80. Un cordial saludo de Jordi Ripoll Miralles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que nos será de mucha utilidad tu documentación. Recuerdo que una vez fui Comisario Técnico en una de las subidas de la Font Rotja. Muchas gracias

      Eliminar
  3. Espectacular... me encantan este tipo de iniciativas.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por tu comentario, todo esto nos da ánimos

    ResponderEliminar
  5. increible....Jordi os puede ayudar mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, todas las ayudas y aclaraciones son pocas para llegar a tener un historial lo más completo posible.

      Eliminar
  6. me encanta vaya trabajo es una pasada y se agradeze mucho, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vosotros que es lo que nos da fuerza para manejar tantos papeles y revistas. Y nos falta mucho. Gracias.

      Eliminar
  7. Muy bueno hacía falta recordar esos maravillosos años

    ResponderEliminar
  8. Gracias, intentaremos seguir hasta 1986 en el que desapareció la FRAL. Ya después dejamos el trabajo para otros. En un par de días estará el tema(que nos las carreras) de Venta Cabrera.

    ResponderEliminar
  9. Excelente iniciativa y felicidades por ello. Muchas gracias en nombre de un aficionado más. En la sección "Videoteca" de www.motoralicante.com tenéis vídeos de los años 60, 70 y 80 que pueden ser de vuestro interés. Hay algún que otro incunable. Os autorizamos a utilizarlos, citando la fuente. Saludos. José Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu ofrecimiento, a ver si entre todos logramos tener todo reunido y de fácil consulta, y sobre todo que exista información, que las cosas se sepan, que no se olviden. Gracias José Luis.

      Eliminar
  10. Os puedo ayudar muuuuuuucho en la provincia de alicante los primeros años...60-70, rallys, subidas (una foto de cada participante), vistahermosa coches....os dejo mi mail manogestal@hotmail.com

    ResponderEliminar
  11. Podrías solucionarme una duda?El año 1986 fué el último de la F.R.A.L., pero los años siguientes (1987,1988,1989..), siguieron puntuado las pruebas de Murcia? o solo algunas?

    ResponderEliminar
  12. Muy interesante el post! yo desde siempre que he tenido que comprar un coche para mi casa o para el negocio he ido a Opel Vara de Quart que es al que he ido toda la vida

    ResponderEliminar